Con la tecnología de Blogger.

Mi Perfiles en la red

Perfil de Facebook de Carlos Luis Nava Molero

visitas

PUBLICIDAD

Connections

La Captura, prisión y muerte de Nigale en 1607

Sobre los hechos que conllevaron a la captura del cacique Nigale y el sometimiento de los Zaparas se registran dos versiones historiográficas. La primera de estas dos versiones es del Hno. Nectario Maria quien en base a documentos del archivo general de indias refiere que fingiéndose amigo, el Capitán Juan Pacheco Maldonado, desembarco en la isla de Zapara desarmado a la vista de los propios indios, mientras del lado opuesto resguardada en los manglares saltaba a tierra la otra parte de la expedición bien provista de armas y pertrechos. Al desconocer esto, los fieros Zaparas dejaron descender a tierra a Pacheco Maldonado junto a un grupo de hombres desarmados creyendo que harían luego de ellos lo que se les antojara, pero unidos estos rápidamente cayeron todos sobre los indígenas, y tanto Nigale como el resto de su gente fueron apresados o muertos, algunos lograron escapar con mujeres y niños hacia el pueblo y laguna de Oribono, al que los Zaparas llamaban “Maticora”, pero el Capitán Juan Garcio Montero, de la expedición de Pacheco Maldonado, capturo allí siendo todos reducidos a prisión.

La segunda versión en torno al encuentro de Pacheco Maldonado y Nigale y los hechos que conllevaron a su captura, prisión y muerte junto a los Zaparas. Es de Fray Pedro Simón, quien en sus Noticias Historiales de las Conquistas de Tierra Firme en las Indias Occidentales, refiere que en las cercanías de la barra de Maracaibo, salieron al encuentro de la expedición de Juan Pacheco Maldonado una canoa con dos indios, y uno pregunto con voz atrevida que quienes eran y donde iban, al que el Capitán Pacheco respondió que quien era el que se lo preguntaba. El indio le respondió: yo soy Nigale. El Capitán le dijo: llegaste acá, que me alegro mucho de encontrarte, porque yo soy Juan Pacheco, y sabes que tengo obligación de quererte bien; esto dijo porque Nigale había sido paje de su padre el Capitán Alonso Pacheco. Nigale respondió en lengua castellana: pues si me quieres bien ¿por qué me vienes a hacer la guerra a mi y a mi gente con esos soldados? A esto respondió el Capitán Pacheco: yo no pretendo hacerte la guerra ni mal alguno, pues solo los traigo por miedo que tengo a ti y a tu gente, que no habéis de dejar cargar estos barcos de sal, que es a lo que vengo, pues ya podrás echar de ver la falta que tenemos de ella en Trujillo, después que tu gente os alzaste y si tu con ella me los quieres cargar, te lo pagare muy bien y sin pasar adelante tomare la vuelta al puerto. Esto decía el Capitán Pacheco pues la salina que abastecía a toda la tierra estaba en poder de los indios. Nigale acepto diciendo que lo haría con gana, porque le quería bien, por ser hijo de su amo, y todos los de Trujillo porque nunca le habían hecho el mal. Concertaron entonces que al otro dia fuera Nigale a la salina que estaba como a una legua de la barra, y trajese su gente, porque Pacheco iba con la suya y los barcos a hacer noche en ella. Acepto esto Nigale con condición de que no debían sacar sus armas el Capitán Pacheco y sus soldados, lo que pacheco acepto, si igual Nigale y su gente no llevaban armas.

Nigale se despidió sin aceptar nada de lo que el Capitán Pacheco le quería dar después y al siguiente dia se encontraron en la isla, Nigale con su gente y Pacheco con sus soldados, llevando estos últimos escondidos entre sus mangas y brazos un cuchillo gífero. Con palabras ambos se ofrecieron amistad y estrecharon las manos, y en prueba de ello Pacheco mando a sacar una petaca de biscocho con que almorzasen todos, la que viniendo liada por unos látigos de cuero yerto y seco, no podían abrir, y diciendo el Capitán Pacheco que cortasen el cuero, el soldado a quien le encomendó traer dicha petaca le respondió: hémosla de cortar con los dientes, si vuestra merced manda que ni un cuchillo saquemos. Esto inspiro cierta confianza a Nigale quien con un hueso de pescado corto los amarres y saco el bizcocho del que tomaron todos los indios a su gusto, excepto Nigale quien junto a otro indio de nombre Tolenigaste se retiro un poco, a los cuales dijo Pacheco que tomaran bocado también, para beber una vez vino, que luego sacarían para que se hiciese muy bien almorzar. Llego Pacheco a la petaca para tomar bizcocho junto a Nigale y Tolenigaste y al momento y al momento que estos dos últimos para hacerse de un pedazo para comer Pacheco los tomo de los cabellos y sus hombres sacaron los cuchillos abriéndoles las barrigas a los indios a punto de tener a casi todos destripados, aunque muchos de ellos con las tripas en el suelo, furiosos, atacaron a los españoles y forcejearon con ellos en el agua tratando de ahogarlos. Tras acudir en socorro de Pacheco varios soldados, ya que Nigale y Tolenigaste lograron herirle, finalmente los capturan y amarran junto a otros, quedando en total once presos y otros catorce muertos. Esto bueno acotar que esta versión de Fray Pedro Simón es destinada por el Hno. Nectario Maria en su obra “Orígenes de Maracaibo”.

Derrotados los Zaparas y capturado Nigale el 23 de junio de 1607 son conducidos a la cárcel de Nueva Zamora de Maracaibo. Desde su aprehensión no pudieron sacarle palabra alguna. Triste y melancólico, durante la noche de su captura se arranco el pelo las pocas barbas y bigotes que tenia y se fue comiendo uno a uno. Al siguiente dia fue conducido a la horca, siendo ejecutado junto con los demás capturados.