Con la tecnología de Blogger.

Mi Perfiles en la red

Perfil de Facebook de Carlos Luis Nava Molero

visitas

PUBLICIDAD

Connections

Dr. Luís Oquendo, un educador y luchador insular

Junto al Dr. Alejandro Fuenmayor, el Dr. Luis Oquendo se constituyo en uno de los más importantes escritores didácticos del occidente venezolano. Nuestras antiguas escuelas federales de educación primaria, tuvieron entre sus textos principales de estudio el Tratado de Aritmética de este insigne educador y luchador, nacido en Isla de Toas en 1902, localidad donde dirigió la escuela de primeras letras junto a su hermano Joaquín Oquendo. Al ocupar los escaños del Cabildo marense y el Parlamento zuliano, el Dr. Oquendo levanto su voz de protesta por la poca equidad en la retribución y distribución de los recursos provenientes de la explotación de las canteras isleñas y por la falta de atención por parte de administración municipal marense. Al mismo tiempo inicio una de las más arduas querellas de esta población lacustre: su separación político-administrativa del distrito Mara, convirtiéndose de esta forma en el precursor del movimiento autonómico insular. En 1931 deja su pueblo para cursar estudios superiores en la Universidad de los Andes, donde recibe en 1936 el titulo de Doctor en Ciencias Políticas. A su regreso pasa a ocupar la Dirección de Política y la Secretaria de Gobierno del Estado Zulia y posteriormente la Procuraduría del Estado Falcón. Igualmente fue Director de Cooperativas del Ministerio del Trabajo y Presidente del Comité organizador de la 1era Convención del Centro de Acción Cooperativa en Caracas. Con su prematura muerte acaecida en el año 1947, Isla de Toas pierde al más arduo de sus defensores, pero por más de medio siglo su ideario unió en una sola lid y en un solo sentimiento al pueblo isleño hasta lograr la creación del Municipio Almirante Padilla. Mas hoy la situación que afronta esta entidad enclavada en el corazón de nuestra cuenca lacustre, podría definirse igual a como el Dr. Luís Oquendo lo hiciera en el cabildo marense en 1924, es decir, como “Vasalla de su propia explotación y desgracia”.