Con la tecnología de Blogger.

Mi Perfiles en la red

Perfil de Facebook de Carlos Luis Nava Molero

visitas

PUBLICIDAD

Connections

Semblanza a Isla de Toas, ¿cenicienta o reina?

Isla de Toas, perteneciente a Venezuela, esta ubicada en el Municipio Almirante Padilla del Estado Zulia, al sur de la península de San Carlos, a una distancia de 2,5 kilómetros de ésta y a 5 kilómetros del frente oriental de San Rafael de El Moján Anclada en el corazón del Lago de Maracaibo, luce a lo lejos como una doncella dormida sobre su torso, se muestra tranquila, serena y paciente, abrazada a ese inmenso lago que con sus olas baña su esbeltez, tan pequeña y la vez tan grande. 19 kilómetros cuadrados abarca su cuerpo repleto de pasión africana, gentileza aborigen y luces españolas que unidas dan origen a su raza multiétnica. Sus primeros hijos, los indios Toas la llamaban To, ú; que en lengua paraujana significa “mi ojo”, por su altura que la hace ser la más sobresaliente en su entorno, convirtiéndola en la guía y resguardo de aquellos que en ella encuentran un cálido refugio. Para unos es la cenicienta zuliana, para otros la reina del Lago de Maracaibo, para el resto se presenta como “Toas”. El escritor y docente Alciro Amado Pereira ha dedicado gran parte de su existencia a estudiar la vida de ella, expone en su libro “Historia viva del Municipio Almirante Padilla” el origen del nombre de Venezuela, según él, Veneciuela sería el nombre originario de la pequeña Toas. Pereira argumenta su teoría con la manera en que Martin Fernández Enciso un escribano que acompaño a Alonso de Ojeda y Juan de la Casa en las expedición del 24 de agosto de 1499, la describió al verla por primera vez posada sobre las aguas del Lago, Enciso le vio como una “una peña, encima de ella se encuentran casas de indios clavadas dentro del agua con estacas y la llaman Veneciuela”. Asimismo el autor alude al documento presentado en 1526 por el cosmógrafo Alonso de Chávez, en el cual la representa como la única existente de su especie en la entrada del Lago de Coquivacoa (en la actualidad Lago de Maracaibo). Y para continuar explicando su investigación el escritor extrae un fragmento de la descripción hecha en 1579 por los entonces Alcaldes Ordinarios de Maracaibo Rodrigo de Argüelles y Gaspar Párraga, ambos al observarla tumbada sobre las aguas le apreciaban como “una isla ubicada a la boca de la laguna, partiendo en 2 bocas, en una de las bandas choca la laguna en ella y en la otra la mar salada: es llamada T,OU; no se alcanza porque es muy alta, en el medio es llana, en ella hay caliza”. Basándose en lo antes expuesto Pereira Parra deduce que dichas descripciones solo pueden hacer referencia a la imagen y silueta de Toas. Entrañas de concreto Viviendas toenses
Ella viste un manto de manglares, su ADN está compuesto por diversos minerales que sin duda la hacen diferente al resto, uno de estos es de gran utilidad. Con una voz tan suave que podía confundirse con el viento que ondeaba su cabello al igual que aquellas palmas que le rodeaban, narra aquel recuerdo que mantenía vivo en su mente de aquellos colonizadores que al percatarse de su existencia procedieron a apoderarse de ella, no sin antes enfrentarse a las afiladas lanzas de su valientes hijos quienes desposeídos de armas modernas y fuertes armaduras acudieron al llamado de auxilio de su madre y con feroz gallardía y honor le defendieron. Con plomo y filosas espadas los españoles sometieron a aquel pueblo noble, que fue masacrado y ultrajado, heridos en su dignidad los Toas perdieron la batalla y el 17 de junio de 1643 el entonces Rey ordena al Capitán Diego Espina apoderarse de T,OU. “Desde aquel momento he sido explotada por ser rica en piedra caliza (materia prima para la fabricación del cemento), mi cuerpo ha sido perforado una y otra vez durante más de 4 siglos, con mi sangre se han construido ciudades, iglesias, templos, puentes; tal es el caso de la Catedral de Maracaibo, El puente General Rafael Urdaneta, el teatro Lía Bermúdez, el castillo de San Carlos de la Barra. De igual manera se construyeron calles, plazas y casas más resistentes para los pobladores de las villas lacustres; Coro, Mérida, Trujillo, Maracaibo entre otras ciudades y pueblos”. “Yo sé de tu tragedia, tu dolor infinito, y cuando no haya vida en tu fértil arteria como un eco se perderá tu grito, de pie sobre el escombro de tu inmensa miseria” así expresa su sentir el poeta Rafael Molero en su Canto a Toas. A pesar de las cicatrices que muestra en su cuerpo, ella mantiene su espíritu alegre y jocoso, conserva esa frescura y calidez que por años ha acobijado a miles de hombres y mujeres. Hoy viste su humanidad con trajes de concreto, como un pequeño gesto de gratitud para con quien ha dado tanto. Mujer de fe
Siendo bautizada en la Iglesia Católica se entrega con gran devoción y fe a esta religión, haciendo memoria y con un notable gesto de admiración plasmado en su semblante ella recuerda que en “un principio solo podía orarle al Nazareno madera que se encontraba colgado sobre una pared de la modesta capilla que dirigía el Padre Manuel María Padrón quien consigue con la ayuda del Obispo Francisco Narváez la donación de la imagen de Nuestra Señora de Lourdes. Desde ese entonces ella se ha declarado fiel devota de la Virgen María y cada 11 de febrero se realiza una mini feria en su honor acompañada por la gran familia toense”, entre alabanzas y cantos conmemoran la llegada de su Santa Patrona. “Es grande el amor y gratitud que todos los paridos por Toas sentimos por Nuestra Señora de Lourdes, desde pequeños nos inculco el respeto y adoración hacia la Virgen, nos sentimos felices de compartir nuestro sentir con todos aquellos que se acercan a nuestro hogar para venerar a la Virgen”, manifestó Delida Morán hija de Toas. En otro orden de ideas, la educación de Toas va desde el maternal hasta el ciclo diversificado, “para cursar estudios a nivel superior debo trasladarme a San Rafael del Mojan o Maracaibo, siendo estos los municipios más cercanos a mi residencia que cuentan con universidades e institutos universitarios, también tengo la posibilidad de estudiar a través de la Misión Sucre y las diversas Aldeas Bolivarianas en mi región, sería de gran ayuda si el servicio de transporte mejorara en su calidad ya que muy difícil y engorroso viajar de un sitio a otro ”. Haciendo referencia a la ardua tarea que tiene para trasladarse hasta la casa de estudios, según ella en tiempo real del trayecto es de 20 minutos y por las malas condiciones del servicio tarda hasta 2 horas sin embargo esto no ha disminuido sus ánimos para alcanzar su meta y con perseverancia y mucha paciencia se levanta cada mañana llena de energías positivas a enfrentarse a un nuevo día. Son diversas las vicisitudes que ha tenido que enfrentar Toas para sobrevivir durante sus 513 años de existencia, sin embargo su esencia se mantiene a través de los años, ni la colonización ni el tiempo, han cambiado ese sentir de niña traviesa que juega a orillas del Lago, como le describió el Presbítero Francisco Hilarión en el Himno que en su honor compuso “Isla de Toas que linda eres” de encantos llena y bellezas miles; tu raza mestiza de hombres y mujeres…forman tu himno de ecos sin fin.